Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. COVID-19: Qué pasará con el sector de la construcción en España según los expertos de Euroconstruct

COVID-19: Qué pasará con el sector de la construcción en España según los expertos de Euroconstruct

El informe de verano sobre la 'Situación y previsiones del sector de la construcción en Europa' refleja que la construcción de viviendas será la más afectada durante 2020, y la que más crecerá en 2021 y 2022.

El sector de la construcción en España necesitará más tiempo para recuperarse que en otros países europeos. A pesar de que, tras el estado de alarma, el aumento de obras y reformas es un hecho constatable (los expertos y diferentes análisis así lo acreditan), España necesitará un plazo más largo para recuperar los niveles de 2019, cuando las previsiones de crecimiento para 2020 se situaban en torno al 6 %.

Así se desprende del informe de verano sobre la 'Situación y previsiones del sector de la construcción en Europa' elaborado por Euroconstruct, un grupo independiente de análisis formado por 19 institutos europeos, entre ellos el Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC).

Los datos de España son peores que en otros países comunitarios porque, y así lo refleja el informe, "el sector construcción español ha operado con unas limitaciones en las obras que han sido superiores a las de bastantes otros países europeos, lo cual explica que la caída de producción que se espera para 2020 (-15 %) también sea superior a la media". Sin embargo, se confía que parte de la obra no ejecutada en 2020 se acabará ejecutando en 2021, por lo que el rebote de la producción (+6 %) sí será comparable al del resto de países.

La construcción residencial repuntará en 2021

Según las previsiones, la construcción residencial caerá en 2020 alrededor de un 17 %, debido, entre otros factores, al hecho de que la vivienda era el segmento más dinámico antes de la llegada del COVID-19. Sin embargo, según el estudio de Euroconstruct no se descarta un rebrote productivo para 2021 (+9 %) y 2022 (+4,5 %) si consideramos que en los últimos años se ha construido muy poco stock superfluo, y que la dimensión y el modelo de negocio de las empresas promotoras actuales tienen poco que ver con las del 2008.

La caída de la construcción no residencial será "menos traumática" 

Con respecto a la construcción no residencial, su caída en 2020 se prevé "menos traumática" (-14 %) debido, según el informe, a la inercia extra que proporciona operar con proyectos de mayor escala. Además, antes de la pandemia el mercado no residencial se encontraba en un punto del ciclo inmobiliario menos avanzado que el de la vivienda.

Esto significa que la cartera de proyectos no estaba en absoluto sobredimensionada, ni cuantitativamente ni en términos de riesgo, de manera que no se dan las condiciones para una cancelación de proyectos como la de la anterior crisis financiera. La reacción prevista para 2021 (+5,5 %) y 2022 (+2,5 %) es menos intensa que en la vivienda, porque aunque habrá nichos de mercado capaces de recuperar terreno con relativa facilidad (logística, oficinas), al resto les costará salir del estancamiento. Los recursos extraordinarios que se destinarán a Sanidad y Educación darán prioridad al gasto en personal y equipo, y difícilmente se traducirán en construcción.

A partir de 2020 caerá la ingeniería civil

La ingeniería civil tiene posibilidades de soportar mejor que la edificación el primer impacto de la crisis en 2020 (-7,5 %), considerando que ha sido el subsector en donde las restricciones están siendo más llevaderas. Sin embargo, en los años siguientes la situación se podría invertir, y la construcción de infraestructuras podría tener mayores dificultades para recuperarse.

Los presupuestos públicos y los programas extraordinarios se dedicarán a sufragar el gasto extra debido a la pandemia y sus secuelas en el empleo, con lo cual es muy dudoso que se vaya a dar demasiada prioridad a la obra pública. Como en el caso de la edificación, la producción que no se ha podido ejecutar en 2020 servirá para mejorar los resultados de 2021 (4,1 %). Igualmente, la obra local que previsiblemente aparezca como preludio de las elecciones municipales del 2023 contribuirá a evitar el estancamiento en 2022 (+1,5 %).

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados