Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
Equipo de termografía de Chauvin Arnoux.
Equipo de termografía de Chauvin Arnoux.

Termografía, tecnología de medida cada vez más presente en el sector eléctrico

La termografía es una tecnología de medida que está creciendo por su uso en numerosos segmentos del sector eléctrico y de otros ámbitos. Tres importante marcas que operan en este mercado vierten su opinión sobre diversos aspectos técnicos y de mercado.

La termografía es una técnica que permite determinar temperaturas a distancia y sin necesidad de contacto físico con el objeto o el equipo a analizar, tal como se define en manuales y en la famosa Wikipedia; permite captar la radiación infrarroja del espectro electromagnético, utilizando cámaras térmicas o de termovisión. Si se conocen los datos de las condiciones del entorno —humedad y temperatura del aire, distancia a objeto termografiado, temperatura reflejada, radiación incidente— y de las características de las superficies (como la emisividad), se puede convertir la energía radiada detectada por la cámara termográfica en valores de temperaturas.

En este sentido, la termografía es una tecnología que cada vez está más presente en el sector eléctrico. Para Chauvin Arnoux, las cámaras termográficas están sustituyendo actualmente a los termómetros con y sin contacto. "Esta tecnología está al alcance de muchos usuarios y su aplicación más habitual es la detección de un punto caliente por encima del que sería el esperado en cuadros eléctricos, luminarias e instalaciones eléctricas de todo tipo". Sus ventajas principales son la rapidez, el almacenamiento de los datos y fiabilidad de las medidas, señalan desde esta compañía.

Por su parte, el representante de Fluke Ibérica pone de relieve que la termografía, a pesar de no tratarse de una tecnología nueva, "está en un proceso de plena expansión debido, por un lado, a su amplio espectro de aplicación en múltiples y diversos sectores y, por otro, a la reducción de precios de los productos propiciada por una mejora tecnológica". Entre los múltiples beneficios que ofrece, cabe resaltar que "esta tecnología permite medir y mostrar patrones de temperatura de forma rápida, a distancia, con seguridad y sin interactuar con la aplicación, lo cual reporta grandes beneficios para los técnicos de mantenimiento".

Desde Fluke también exponen que, en cuanto a aplicaciones eléctricas, "la termografía juega un papel fundamental en el mantenimiento de las instalaciones al permitir ver problemas tales como conexiones defectuosas, sobrecargas de la corriente, armónicos, problemas de aislamiento en motores, etc.". Estos problemas generales se pueden detectar tanto en el sector industrial y en el sector servicios como en sistemas de generación y distribución eléctrica.

En opinión de Flir Systems, las aplicaciones eléctricas siempre han sido uno de los usos principales de la termografía; "la detección de puntos calientes en cuadros eléctricos, transformadores o líneas aéreas de alta/baja tensión, nos ayudan a evitar incendios, cortes de energía y paradas en la producción". Además, indica, esta tecnología "permite ver al instante los problemas ocultos en máquinas o equipos eléctricos, trabajando siempre a una distancia segura y visualizando térmicamente varios objetos a la vez".

Demandas del profesional

La facilidad de uso es una de las principales ventajas de las cámaras termográficas que valoran los instaladores y técnicos de mantenimiento, ponen de relieve en Fluke. Por ejemplo, la posibilidad de utilizar una cámara termográfica que no precisa de enfoque, o que el enfoque es automático por láser, es un gran beneficio. "En este sentido, los menús intuitivos y la posibilidad de disponer de una pantalla táctil son elementos que facilitan el empleo de la cámara".

Para Chauvin Arnoux, los elementos que demanda fundamentalmente el instalador, el técnico de mantenimiento o el ingeniero eléctrico es también la sencillez de manejo, a lo que se añade el que sea portátil, una gran autonomía y la versatilidad, "entendiendo este aspecto en que pueda utilizarse en un 90% de las aplicaciones". Asimismo, indican en esta empresa, dependiendo del sector donde se desarrolle su trabajo, "el profesional elegirá una resolución mayor o menor del detector del equipo".

El representante de Fluke también añade que, en otro sentido, "los instaladores muchas veces necesitan realizar informes de forma rápida y en campo para optimizar su trabajo". Este requerimiento ha sido satisfecho en todas las cámaras termográficas de esta marca al disponer de conectividad WiFi y la aplicación gratuita Fluke Connect® para el teléfono móvil, "lo que permite trasferir, editar, crear informes y compartir la información con colegas y clientes en tiempo real".

Fluke detector fugas con camara termograficaTi450 SF6

Por su parte, fuentes de Flir Systems comentan que la principal demanda del instalador es "la portabilidad y fácil manejo de los equipos de termografía". Más recientemente, y siguiendo este requisito, la compañía integra sus sensores térmicos en instrumentos de prueba y medida, tales como pinzas amperimétricas/voltímetros y medidores de humedad. "La idea es obtener la funcionabilidad/portabilidad máxima y, al mismo, tiempo aumentar la eficiencia en el trabajo".

Desconocimiento, precio y necesidad de formación, frenos para su uso

Según la opinión de Chauvin Arnoux, para que se extienda el uso de las cámaras termográficas existen algunos condicionantes que frenan su aplicación: "Su precio aún no se puede comparar con un termómetro de infrarrojos y punteros láser, aunque en este caso solo puede obtenerse una medida (valor numérico). Quizás también el miedo a lo desconocido".

En esta misma línea, "desde Flir España creemos que esta tecnología sigue siendo novedosa y desconocida para muchos profesionales. Aunque los precios son muy asequibles, para muchos instaladores es una inversión importante". En la actualidad, subrayan en esta compañía, los equipos son extremadamente fáciles de usar, pero "la termografía requiere ciertos conocimientos en la materia y conocer sus virtudes y limitaciones".

Por su parte, en Fluke sostienen también que uno de los problemas podría ser el precio, "pero como ya hemos comentado antes, y gracias a la mejora tecnológica, esta barrera va desapareciendo". El segundo obstáculo sería la formación, de ahí que uno de los aspectos que esta compañía tiene en cuenta es la mejora en el soporte y la formación que ofrece a sus clientes. Además de hacer las cámaras más fáciles de usar, Fluke trata de ofrecer recursos útiles a través de su plataforma web como notas de aplicación, manuales, casos de éxito y webinars online para que los clientes puedan adquirir los conocimientos fundamentales para obtener el mayor rendimiento de la cámara termográfica.

Esta compañía, incluso, pone a disposición del profesional un software gratuito descargable y actualizable desde su web que favorece la toma de contacto del usuario con la termografía, al poder practicar con el software incluso antes de comprar la cámara, "lo cual sin duda favorece el acercamiento de esta tecnología a todos los usuarios".

Novedades de interés en termografía

Chauvin Arnoux destaca dentro de su oferta el equipo CA1950, "un instrumento único en el mercado, fabricado en Europa y pensado en las necesidades útiles y reales para instaladores, mantenedores y usuarios finales", subrayan desde la empresa. Su comunicación Bluetooth permite, aparte del volcado de datos para generar informes, la grabación de voz e interconexión con equipos de nuestra marca como son las pinzas amperimétricas. Por tanto, en un mismo informe se puede tener la imagen termográfica, el valor numérico de la temperatura y el valor de la corriente que circulaba por el conductor en aquel instante. Además de Bluetooth, la autonomía de 13 horas de funcionamiento continuo también es una cualidad importante: "nuestros clientes se evitan errores y valoran mucho algo tan importante como su tiempo".

Chauvin Arnoux camara termografica CA1950

En el caso de Fluke, la marcha ha lanzado recientemente la nueva familia de cámaras termográficas Serie Pro, que mejoran aún más la calidad de las imágenes en pantalla y mejora su sensibilidad térmica, en especial cuando se utiliza la tecnología IR Fusion que permite mezclar imágenes termográficas y visuales pixel a pixel en la propia cámara.

Otra novedad reciente de Fluke es la cámara Ti450 SF6 que combina en un mismo equipo una cámara termográfica y un detector de pérdidas de gas SF6, de gran importancia para el sector del mantenimiento en instalaciones de media y alta tensión, ya que este tipo de gas, ampliamente utilizado en estas instalaciones, tiene un efecto invernadero 20.000 veces superior al CO2.

Desde Flir España destacan la introducción del multímetro digital DM285 y las pinzas amperimétricas CM275. Estos instrumentos, aparte de incluir sus características más avanzadas para la medida, también disponen de sensor termográfico IGM, con una resolución térmica de 160x120 pixeles, conexión inalámbrica con el software Flir Tools o la aplicación de flujo de trabajo Flir Insite.

Flir multimetros DM285 con sensor termografico

Noticias relacionadas

RS Components: Cámara termográfica Fluke Ti480 de gran resistencia RS Components: Cámara termográfica Fluke Ti480 de gran resistencia
RS Components informa que tiene disponible la última cámara...
Chauvin Arnoux: Cámara termográfica C.A. 1954 eficaz y de fácil manejo Chauvin Arnoux: Cámara termográfica C.A. 1954 eficaz y de fácil manejo
Chauvin Arnoux presenta su nueva cámara termográfica DiaCAm 2, gama...

Comentarios

#1 Cámaras termicas 19-03-2019 20:07
La termografía debe ser parte de las medidas de seguridad, una buena cámara termográfica puede detectarnos fugas y evitarnos problemas.
Gracias por el post, muy interesante!

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados