Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

ASEPAL alerta de la falta de atención ante el riesgo eléctrico

La Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual recomienda la necesidad de protección ante peligros como electrocución, quemaduras y riesgo de explosión, y el uso de elementos como casco de seguridad, vestuario adecuado y calzado de protección.

La sede del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo en Madrid acogió el 25 de noviembre una jornada organizada por ASEPAL (Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual), enfocada al sector energético, en la que se puso de relieve la necesidad de contar con las protecciones adecuadas ante el riesgo eléctrico. Electrocución, quemaduras y explosión son algunos de los riesgos derivados del paso de la corriente a través del cuerpo de un operario que trabaja en el ámbito de las instalaciones eléctricas.

Para evitar estos peligros, ASEPAL advierte de que la falta de atención de riesgo en algunos puestos de trabajo provoca a menudo el olvido de los equipos de seguridad, lo que es causa del incremento del número de siniestros.

Esta asociación señala que el sector energético y cualquier entorno con instalaciones eléctricas, que abarca una gran pluralidad de actividades, es uno de los segmentos que más consumo de equipos de protección individual (EPI) tiene, y que ha visto como descendía la siniestralidad en los últimos años, si bien debe seguir mejorando en formación y prevención, recuerdan.

Riesgos en el ámbito eléctrico

Los riesgos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Electrocución: supone el contacto con un elemento en tensión. Se deben tomar medidas para evitar el paso de corriente eléctrica a través del cuerpo del trabajador.
  • Quemaduras: como consecuencia de un arco eléctrico provocado por un cortocircuito, el trabajador se expone a un nivel de energía térmica tal que puede provocarle quemaduras de consideración. El arco eléctrico es una descarga disruptiva en la cual la corriente eléctrica salta de un elemento conductor en tensión a otro, o simplemente al suelo.
  • Explosión: la acumulación de cargas electrostáticas puede originar una chispa que, en caso de trabajar en atmósferas explosivas, puede provocar una explosión.
  • Otros riesgos: generalmente se incluyen los riesgos asociados a un arco eléctrico, como ondas de choque, gases, radiaciones electromagnéticas, etc.

Equipos de protección individual necesarios

Para minimizar y evitar estos riesgos, ASEPAL pone el foco en los distintos tipos de equipos de protección individual que se asocian a este tipo de trabajos y la normativa que se les aplica en este entorno laboral:

  1. Protección de la cabeza: además de la protección contra impactos, en el ámbito eléctrico, la protección de la cabeza debe destinarse también a evitar el paso de corriente a través del cuerpo del usuario que puede entrar por la cabeza.
  2. Protección facial: la cara del usuario representa una de las zonas más expuestas en caso de que se produzca un arco eléctrico de cortocircuito y de ahí, la gran importancia de protegerla correctamente.
  3. Vestuario de protección: para la protección del cuerpo frente a los riesgos térmicos derivados del arco eléctrico mediante el uso de vestuario de protección, actualmente no existe ninguna norma armonizada específicamente desarrollada para definir los requisitos que debe cumplir la ropa de protección frente a los efectos térmicos del arco eléctrico. Por eso, este tipo de ropa suele evaluarse según la norma de protección contra calor y llamas: EN ISO 11612:2015, a la que adicionalmente se les somete a los ensayos previstos en la norma IEC 61482-2:2009.
    Por otro lado, ASEPAL insiste en que actualmente no existe ninguna norma armonizada específicamente desarrollada para la protección de las manos y brazos del usuario frente a los riesgos térmicos del arco eléctrico. Ante esta situación, el CENELEC/TC 78 está trabajando en el desarrollo de una norma específica para guantes de protección contra los efectos térmicos del arco eléctrico.
  4. Calzado de protección: en lo relativo al calzado de protección de uso en el ámbito eléctrico, los diferentes tipos que se pueden encontrar el calzado del conductor, el antiestático y el aislante de la electricidad.

En definitiva, en la prevención en muchos puestos de trabajo es necesario que el trabajador lleve los adecuados EPI como los guantes aislantes, el casco de seguridad aislante, la pantalla facial o las gafas adecuadas al arco eléctrico, el arnés de seguridad, los guantes y el calzado de seguridad, principalmente.

Pero, recalcan desde ASEPAL, el conocimiento de la normativa solo es un paso en el proceso de selección del EPI. "Se debe realizar una minuciosa selección una vez se haya evaluado cuidadosamente las particularidades de cada tarea a realizar y la magnitud del riesgo que pueda conllevar". Además, desde la asociación recuerdan a todos los usuarios de EPI la importancia que tiene el folleto informativo, ya no solo para la selección del equipo, sino para su utilización segura por parte de los usuarios.

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados