Inicio / Opinión / Tomás Simón / Si te arriesgas, ganas

Si te arriesgas, ganas

Quién no ha escuchado alguna vez en su vida: “hijo, tú tienes que trabajar en un banco o sacarte unas oposiciones a la Administración porque eso es un sueldo seguro y, además, debes comprarte un piso. Tomás, tú tranquilo, sigue estudiando y busca un trabajo seguro y no corras riesgos inútiles”. Este era el discurso constante de mis padres y supongo que el de la mayoría de los vuestros, evitar arriesgarse.

Esto era lo normal en la sociedad española, y digo “era” porque creo que afortunadamente está cambiando y se está orientando hacia el pensamiento de los países anglosajones, donde las cosas se ven desde otro punto de vista. Donde se fomenta el emprendimiento aunque fracases. No pasa nada, te vuelves a levantar las veces que sea necesario.

Arriesgarse para aprender y crecer

Por tanto, os animo a que os arriesguéis, porque, de lo contrario, estáis perdiendo oportunidades para cambiar, para crecer, para aprender. Puede ser que no consigas aquello por lo que te arriesgaste, pero lo que sin duda habrá pasado es que has adquirido experiencia, fuerza, orgullo y vida. El entusiasmo por la vida te llena de valor para seguir peleando.

La cultura anglosajona promueve el emprendimiento, aunque se fracase.
En la cultura anglosajona se fomenta el emprendimiento, aunque se fracase. Es una buena manera de aprender y seguir creciendo.

También es habitual escuchar que “el cementerio está lleno de valientes”, como si los que asumen riesgos, los que se la juegan, fueran unos locos. Hay que tener el coraje de luchar por lo que uno crea que merezca la pena y luchar hasta el final.

El coraje es la fuerza, la valentía puesta al servicio del sueño, de la pasión, de la ilusión y del amor. Es lo que permite que los “soñadores” alcancen el éxito.

Faltan valientes

En mi infancia, y creo que en la de mi generación, nos educaron en la prudencia y nos cortaban las alas en la “valentía”, por eso hay muchos cobardes y faltan valientes. Nos cortaban la voluntad de luchar por nuestros ideales, nuestros sueños, como si eso pudiera encaminarnos a destruir nuestras vidas.

Y, sin embargo, ¿qué sería de nuestra vida si no existiesen personas (“locos”) que han luchado por lo que creían y han mejorado la sociedad o han creado una gran empresa, por ejemplo?

Decía Mario Benedetti: “imagina sólo lo bonito que puede ser arriesgarse y que todo salga bien”.

En mi caso personal, aunque he arriesgado poco, ese poco ha dado mucho sentido a mi vida y estad seguros de que merece la pena arriesgarse, no lo dudéis. Además tened en cuenta que “si no te arriesgas en nada, puede que lo estés arriesgando todo”.

¡¡Que seáis buenos!!

Subscribirme
Notificar
guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Javier Martínez
Javier Martínez
12/04/2021 08:12

Completamente de acuerdo, Tomás!!

Esteve Musuy i Ventura.
Esteve Musuy i Ventura.
11/03/2021 11:58

Arriesgarse a día de hoy tiene más merito en comparación a pocos años atrás. Lamentablemente, valores como la solidaridad, la mejora continua, la transparencia, la ética, han caído en desuso. El rico y poderoso cada vez lo es más, los pobres cada vez aumentan por millones. La alineación mental para desnaturalizar a los humanos es la herramienta más utilizada “por el gran hermano” para obtener una sociedad como la que ya vaticinó en su distopía “Un mundo feliz” Aldous Huxley. No obstante, estoy contigo, Tomás, hay que arriesgar en función de convicciones, emociones, ilusiones, proyectos, crecimiento personal, etc., y si te lanzan un cuchillo por la espalda, hay que tener capacidad de levantarte y seguir andando, cuantos más andemos, antes conseguiremos un mundo feliz, sin entrecomillado.

Ir arriba