Inicio / Opinión / Antoni Ruiz / El instalador como integrador de energía: electricidad y climatización convergen

El instalador como integrador de energía: electricidad y climatización convergen

La actividad de un instalador hoy en día está cambiando por varias circunstancias, pero una de ellas es el acercamiento cada vez mayor entre instalaciones eléctricas y los sistemas de climatización y calefacción, o HVAC.

La nomenclatura anglosajona HVAC define cómo se gestiona la renovación del aire y su tratamiento en unas condiciones de salubridad, pureza y acondicionamiento para conseguir un aire apto para la respiración, con una temperatura y humedad confortables para las personas.

En este sentido, existen diversas funciones que se venían desempeñando desde hace décadas en la mayoría de las empresas e instaladores del sector de las energías, como unidades específicas de especialización de la profesión; esta situación se producía porque el oficio las dividía en diversos canales, incluso en la acreditación de competencias para su autorización y ejecución oficial.

En la última década esto ha saltado por los aires y excepto algunas regiones de España (Cataluña, Euskadi, Andalucía) que, por tradición, lo venían ejecutando casi al 100 % de manera multidisciplinar, englobando las empresas el ámbito eléctrico y los sistemas HVAC, en el resto del Estado son cada vez más los instaladores y profesionales que han pasado (o pasarán) a ser “integradores de energía” –sea cual sea la fuente–; una tendencia que, además, se ha acentuado con la eclosión de las energías renovables, con el autoconsumo en la cabeza.

El instalador como integrador energético, figura que se acerca más a su perfil de actividad.
El instalador se está convirtiendo de manera progresiva en un integrador energético; así lo está demandando el mercado.

Soluciones HVAC en el negocio instalador

Cada parte o capítulo de los equipos HVAC funciona de una forma. Tenemos la calefacción, que mejora la calidad del aire interior en invierno, aportando calor. Para cambiar la temperatura del aire se suelen utilizar intercambiadores de calor, bombas de calor o resistencias eléctricas.

Por otro lado, contamos con el apartado del aire acondicionado, que refrigera espacios interiores en los meses de verano principalmente. Utiliza compresores que impulsa y comprime un gas para aportar aire frio. También se puede conseguir enfriar una estancia mediante evaporación y ventilación de doble flujo.

Y, por último, tenemos la ventilación. Renovando el aire interior para tener una buena calidad. Este aspecto ha devenido clave en los tiempos del COVID, ya que ayuda a evitar ciertas enfermedades. Si los edificios cada vez son más herméticos para evitar pérdidas de calor o frío, hace que se filtre menos aire del exterior a los espacios interiores. Por ello, es necesario recurrir a sistemas de ventilación.

Tecnologías térmicas frente a electrificación

Aquí van unos datos para pensar. En la Unión Europea (UE) existe en la actualidad un colectivo de unos 1,5 millones de instaladores activos. Vamos a hacer una estimación más adelante de cuántos más serán necesarios para alcanzar los objetivos planteados en el futuro más inmediato.

Un aspecto muy relevante es que casi el 80 % de los usuarios se dejan asesorar por los instaladores. Además, el 96 % de los consumidores que se dejan asesorar instalan los equipos que indica o prescribe el instalador.

Por otra parte, la Bomba de calor (BC) ya supone en la Unión Europea más del 8 % de las ventas del mercado de la climatización.

Calderas de gas, negocio importante para el instalador actual, que es cada vez más un integrador energético.
Las calderas de gas constituyen un segmento donde la reposición continuará siendo un negocio importante.

Asimismo, las calderas de gas siguen siendo la primera opción para los clientes, pero irán lentamente frenando su uso; aunque la reposición se mantiene como un negocio importante ya que, ¡ojo al dato!, hay millones de calderas instaladas y no se van a sustituir por una bomba de calor de manera sencilla, si no es por causa de una reforma integral de una vivienda. Por tanto, la caldera todavía tiene mucho mercado en el segmento residencial en los próximos años, sobre todo si el gas natural pasa a biogás y este al hidrógeno. El futuro lo dirá…

En este escenario, las últimas proyecciones de la Comisión Europea no parecen indicar una electrificación de edificios mayor al 40 % para el año 2050, que ya es mucho; por ese motivo, la bomba de calor va a subir exponencialmente. Eso también les otorga una oportunidad a las calderas de gas todavía, como ya comentaba.

Por último, la biomasa se está convirtiendo en una opción importante en algunos países europeos, aunque no en todos, ya que juega un factor determinante el clima y las zonas suburbanas.

Necesitamos 150.000 instaladores en España

Vamos a ver cómo afecta la geopolítica a un sector como el de los instaladores profesionales. La Unión Europea ha puesto en marcha un plan de acción llamado “REPowerEU”, que incluye diversos objetivos, entre los cuales:

  • El plan está configurado para independizar a Europa de los combustibles fósiles rusos mucho antes de 2030, a la luz de la invasión rusa de Ucrania y el aumento de los precios de la energía en Europa.
  • Pretende doblar el número de bombas de calor en cinco años (10 millones en estos años).
  • Incrementar la producción de biometano en 35 millones de metros cúbicos para 2030.
  • Aumentar la producción e importación de hidrógeno verde hasta los 20.000 millones de toneladas en 2030.
  • Además, 1.335.000 toneladas de hidrógeno se mezclarán en las redes de gas natural en 2030.

¿Ahora me dirán ustedes, hace falta o no una formación continua en el sector? Se estima que faltarán 750.000 instaladores en toda la Unión Europea (150.000 profesionales en España) para avanzar con todos estos retos.

¿Se necesita el doble de los profesionales actuales antes de 2030, procedentes de Ciclos de Grado Medio y Grado Superior de Formación Profesional?

Por todo esto, y lo que nos falta por llegar, tal y como apunté en mi anterior artículo, la reforma de la FP llega tarde, ya teníamos que haber recorrido este camino hace tiempo. 

No perdamos ni un minuto, que todo está por hacer y el futuro del sector es apasionante y prometedor.

Subscribirme
Notificar
guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
ANTONI RUIZ
ANTONI RUIZ
21/11/2022 22:03

Hola,

Muchas gracias Emilio, con una mayor conciencia colectiva y, sobre todo, apostando por la formación profesional, lograremos situar a las personas en el centro de las prioridades.

Saludos cordiales

Emilio
Emilio
08/11/2022 12:51

Muy de acuerdo, Antoni.
Estamos ante un sector que se sitúa en el epicentro de tendencias clave como eficiencia energética y sostenibilidad, sin olvidar la mayor exigencia del usuario en confort.
Urge tomar conciencia y, sobre todo, como bien indicas, actuar de inmediato para asegurar la cualificación necesaria que permita ser un motor de empleo. Gracias por tus reflexiones.

Ir arriba