Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Reportajes
  3. El Led supone más del 50% en el alumbrado de emergencia
Imagen cortesía de Zemper.
Imagen cortesía de Zemper.

El Led supone más del 50% en el alumbrado de emergencia

 

El alumbrado de emergencia es una parcela dentro del sector de iluminación que reúne unas peculiaridades específicas relacionadas directamente con su utilidad, que es la seguridad, ya que este tipo de equipos entran en funcionamiento cuando se produce un fallo en la alimentación de la iluminación normal. Se trata pues de alumbrado de seguridad, que tiene tres aplicaciones diferenciadas: alumbrado de evacuación (“alumbrado de señalización”), alumbrado antipánico e iluminación de zonas de alto riesgo, además del alumbrado de reemplazamiento (permite la continuidad de las actividades normales sin cambios).

Dado que estamos hablando de seguridad de las personas, nos hallamos ante un ámbito con una regulación estricta (desde el REBT hasta el Código Técnico de la Edificación), pasando por otras normativas. Su instalación es obligatoria en todos los locales clasificados como pública concurrencia, industrias, etc., así como en infinidad de lugares dependiendo de su ocupación prevista. Las distintas normas hacen referencia a las prescripciones para la señalización e iluminación de las rutas de evacuación en función del tamaño, tipo y utilización de los edificios, condiciones fotométricas mínimas.

Otras regulaciones que afectan, entre otras, a estos equipos son la norma UNE-EN 60.598-2-22 y la norma UNE 20.392 o UNE 20.062, según sea la luminaria para lámparas fluorescentes o incandescentes, respectivamente. Asimismo, en la norma EN 62717 se establecen requisitos fotobiológicos y de seguridad.

Evolución positiva del sector

Es un segmento de actividad en el que opera un reducido grupo de fabricantes, algunos de los cuales vierten en este reportaje su visión de este subsector y de su evolución, que califican en general de óptima. De este modo, los representantes de Legrand señalan que 2014 fue “un buen año para el mercado de alumbrado de emergencia, que creció, en unidades, por encima del 13% respecto al año anterior” (citando como fuente a la Fundación Ecolum). La compañía añade que su evolución en los dos últimos ejercicios “ha sido muy positiva” y su objetivo para 2015 es la “consolidación de la posición de mercado”.

Por su parte, fuentes de Normalux refieren que la empresa ha crecido en 2013 y 2014; “somos optimistas para 2015 y esperamos seguir la misma línea ascendente en el presente ejercicio apoyándonos también, por otra parte, en la exitosa introducción que hemos hecho en el sector de la iluminación técnica y arquitectónica con NormaLit”.

Desde Zemper revelan que las perspectivas de la evolución del mercado y, en consonancia, de su empresa, son también “bastante optimistas, sobre todo en el segundo semestre del año”. Este optimismo está basado en las inversiones que parece “que se van a realizar en obras de gran calado a nivel público-privado” y, además, que se aprecian movimiento en el ámbito de los proyectos. Algunas de estas obras podrían ver iniciada su ejecución en el segundo semestre de este año, añaden.

Cabe añadir que en este sector ha entrado un nuevo actor: Eaton. La compañía, fruto de la adquisición de Cooper Industries en 2012.

Reportaje completo en el número 15 de Cuadernos de Material Eléctrico.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados