Inicio / Opinión / Miguel Ángel Jiménez / El instalador, anhelado supermán del sector eléctrico

El instalador, anhelado supermán del sector eléctrico

Trailer de la película Superlópez.

Ahora que está en la cartelera de los cines el filme “Superlópez”, versión en celuloide del cómico patrio homónimo del historietista Jan, me viene a la mente una acertada frase de Amador Valbuena, directivo de Retelec, pronunciada durante su participación en la I Jornada Jóvenes Instaladores, un novedoso encuentro organizado recientemente por Cuadernos de Material Eléctrico con la colaboración de la asociación APIEM, que ofreció conclusiones muy interesantes para todos los asistentes.

Instantánea de la I Jornada Jóvenes Instaladores, organizada por Cuadernos de Material Eléctrico el 29 de noviembre de 2018.

Valbuena venía a decir: “queremos que el instalador sea Supermán, que conozca todo lo referente a la normativa sectorial, que afronte la digitalización, sea un buen gestor empresarial, asesor energético, prescriptor y que, además, esté al tanto de las últimas novedades tecnológicas que salen al mercado”; vamos, una persona con capacidades sobrehumanas en algunos casos, dado el tamaño de la amplísima mayoría de empresas del colectivo, que suelen contar con plantillas de menos de diez empleados.

La verdad es que esta afirmación se aproxima bastante a la realidad. Sometido a todo tipo de exigencias, sobre todo relativas a la seguridad de personas y bienes –no hay que olvidar que las instalaciones eléctricas deben ser, antes de nada, seguras–, el profesional de la instalación está viendo cómo se transforma su actividad, mientras trata de sobrevivir y hacer crecer su negocio, en el que –sin dejar de tener peso los aspectos técnicos– cada vez se valora más su perfil de asesor energético y de prescriptor de las diversas tecnologías que puede demandar su cliente.

Estar alerta a las oportunidades

Así, en el contexto actual, los fabricantes tratan de informar, formar y acercar sus últimos desarrollos al instalador, al tiempo que el canal de la distribución procura facilitar al máximo el trabajo del profesional, realizando también labores de formación técnica e, incluso, impartiendo cursos en el apartado de la gestión y administración de su propia empresa, también por la creciente importancia de todo lo que se relaciona con lo digital.

Con todo ello y a pesar de las dificultades, el instalador debe ser muy consciente de que está obligado a tener los ojos abiertos y estar alerta a lo que ocurre fuera, en el mercado, sobre todo porque le permitirá buscar oportunidades y acceder a ámbitos nuevos (como la automatización de viviendas, los edificios inteligentes, la recarga de vehículo eléctrico, la tecnología Led, el autoconsumo…) para el sostenimiento de su negocio a largo plazo. Algunas de estas áreas hace unos años ni se las planteaba y hoy ya son presente.

Comercial y gestor

Y otra cosa importante: además de optimizar los procesos internos de su empresa, extrayendo incluso datos de sus clientes para reorientar su negocio y encaminarlos a segmentos de mayor rentabilidad, el profesional debe intentar mejorar sus habilidades comerciales: no deja de ser un elemento fundamental hoy en cualquier sector; todos, en todo momento, estamos vendiendo nuestra imagen, empresa o servicios.

Pero, seamos comprensivos, el instalador es humano y tiene mucha voluntad, entusiasmo, capacidad de trabajo y esfuerzo, pero también algunas carencias, especialmente en las empresas más pequeñas y en los autónomos, que son mayoría en el sector, y que por su dimensión no tienen recursos para atacar todos los frentes.

Por lo que, mientras no se hagan con una capa y algunos superpoderes, habrá que ayudarles, darles soporte y acompañarlos en este complicado proceso de transformación que estamos viviendo todos. Y evitemos la potencial kryptonita que pueda anular sus capacidades.

¡¡Felices fiestas con un mundo más electrificado para el año venidero!! Nos vemos en 2019.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba