Inicio / Opinión / Juanjo Catalán / Big Data, palanca de negocio para la pyme instaladora

Big Data, palanca de negocio para la pyme instaladora

Por Juanjo Catalán

En este blog voy a abordar una clara tendencia en la economía global: la transición del Petróleo al Dato. En este contexto, el big data es imprescindible para que las pymes puedan tomar mejores decisiones para su negocio.

De este modo, hoy en día, el número de empresas que recurren a soluciones para sacar todo el provecho de los datos masivos sigue creciendo de forma exponencial. Recoger datos e interpretarlos para conocer mejor al cliente o el mercado ayuda a crear estrategias personalizadas, ser más productivos y reducir costes, entre los que se encuentran los energéticos.  Y es que el big data es imprescindible para que las pymes tomen la mejor decisión para su negocio.

El big data, herramienta idónea para las pymes instaladoras.
El big data puede ser una herramienta muy útil para el negocio de las pymes instaladoras.

El instalador, gestor energético

Estas son sus principales ventajas, en general, para cualquier empresa y, en particular, para las instaladoras en su papel de gestor energético, o “GE”. Un rol que, si tiramos de hemeroteca, vengo proponiendo desde la última década del siglo pasado.

De una parte, optimización:

  • En general: los datos son una guía para ganar en eficiencia y solucionar problemas: se pueden predecir posibles errores en la cadena de producción, ahorrar costes y tiempo o responder a una demanda creciente
  • En particular, gestor energético: minimizar riesgos en los procesos productivos a partir del mantenimiento preventivo y predictivo.
  •  Reducir contingencias y, cuando se producen, la mayoría pueden ser solventadas a distancia reduciendo desplazamientos.
  • Ahorro de costes energéticos a través del control de los consumos más significativos a través de sensores y otros dispositivos que miden los datos críticos de consumo.
  • A través del análisis histórico de datos planificar medidas de ahorro energético (“MAEs”) de forma escalable.

Por otra parte, diferenciación:

  • En un plano general: el análisis del big data ayuda a las organizaciones a identificar nuevas oportunidades y abrir nuevas líneas de negocio. De esta forma, se logran operaciones más eficientes, mayores ganancias y clientes más felices.
  • A nivel particular, como gestor energético: generar productividad para el cliente, que será mayor cuanto mayor sea la contribución del valor aportado (reducción de euros en la factura eléctrica, reducción de kW/h en sus consumos, entre otras), lo que nos convierte en un proveedor excepcional, un partner. A la vez que aumentamos nuestro “expertise” y conocimiento del cliente para aumentar el valor aportado progresivamente.
el uso de los datos mejora el conocimiento del cliente
El uso de los datos permite mejorar en el conocimiento del cliente.

Conocer al cliente

En definitiva, ya no para competir sino para sobrevivir, hoy es preciso conocer mejor al cliente a través del uso de datos, más o menos intensivo en función de cada caso y complejidad.

Tomar decisiones más inteligentes basadas en el Big Data y reorientar la estrategia de nuestra empresa con nuevos servicios genera impacto en la cuenta de resultados propia y de nuestros clientes.

Descarbonización de la economía

La Unión Europea promoverá la aplicación de una tasa de carbono que va a ser universal, progresiva, intensa, fiscalmente neutra, transparente, justa y con aranceles de protección fronteriza. Hoy en día, seis sectores de la economía (generación de electricidad, acero, cemento, química, papel y cerámica) ya están sujetos a una tarifa que se negocia en un mercado de CO2 en Frankfurt (Alemania). En el último año, el valor de CO2 ha pasado de 5 a 25 euros/tn de CO2 y el efecto ha sido el cierre de la generación eléctrica a base de carbón porque ha dejado de ser competitivo.

La previsión es que la tasa se vaya aplicando de modo progresivo hasta que llegue también a las pymes y pequeños negocios, influyendo de forma muy significativa en la cuenta de explotación y, por consiguiente, en la rentabilidad y competitividad de las mismas.

Hacia el “New Green Deal”: el auge de la economía verde

El impacto verde de la tecnología pasa por los nuevos servicios digitales, como palanca para afrontar los retos medioambientales. Gracias a que evitan muchos desplazamientos físicos y disminuyen la inversión en nuevas infraestructuras, su uso contribuye a reducir entre un 15 % y un 35 % las emisiones de CO2, según un estudio realizado por Telefónica Empresas.

Además, habilitan modos de vida más sostenibles porque ayudan a consumir de manera más eficiente los recursos energéticos gracias a la gestión inteligente de los mismos. Al generar eficiencias, la tecnología permite controlar o reducir gastos y ese ahorro puede dedicarse a invertir en nuevas oportunidades de negocio. Todo ello debe estar en el ABC del argumentario del Gestor Energético.

Una vez más sigo diciendo que el Instalador será digital o no será.

“Como me despido siempre. A todos los que todo esto os interesa, os espero en mis próximos artículos”. ¡Hasta pronto!                             

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio