Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Ángel Bonet, presidente de APIEM

“Hay que hacer más para dignificar la profesión”

Entrevista con Ángel Bonet, presidente de la Asociación Profesional de Instaladores Eléctricos y de Telecomunicaciones de Madrid (APIEM), que expone los problemas, situación y retos de este colectivo.
  1. Inicio
  2. Opinión
  3. Entrevistas
  4. “Hay que hacer más para dignificar la profesión”

La candidatura encabezada por Ángel Bonet ganó las elecciones a la Junta Directiva de APIEM (Asociación Profesional de Instaladores Eléctricos y de Telecomunicaciones de Madrid) a mediados de febrero de 2020. Conversamos con Bonet para que nos hiciera una valoración, después de las vicisitudes judiciales que ha atravesado el proceso, y para que nos hablara de los problemas del colectivo y de los retos de la entidad en esta nueva etapa, sin olvidar la intensa actividad desarrollada para ayudar a sus asociados desde el comienzo del estado de alarma por la crisis del COVID-19.

En primer lugar, el presidente de APIEM valora positivamente el proceso electoral y quiere ponderar la valía del personal de la asociación en este difícil periodo, resaltando también que se ha ganado finalmente "normalidad y estabilidad institucional".

La crisis derivada de la pandemia ha impactado en el colectivo, pero la junta directiva está muy satisfecha del funcionamiento de la asociación, aportando estabilidad al llevar a cabo diversas acciones muy importantes para socios. Y, además, con la incorporación de fichajes nuevos, como es el caso de Manuel Cabrera, nuevo director técnico que se integró en el equipo de APIEM el pasado mes de abril, en pleno estado de alarma, con la finalidad de aportar un mayor respaldo técnico a las empresas asociadas, entre otros objetivos.

Compromiso durante el estado de alarma

"Los socios nos han transmitido sus felicitaciones para el personal de APIEM por la gestión que sus miembros han llevado a cabo durante las complicadas semanas que se sucedieron a partir del inicio del estado de alarma, bajo la coordinación de su directora general, Desirée Fraile", subraya Bonet. La Asociación ha mantenido al personal a pleno funcionamiento, aplicando soluciones de teletrabajo y las medidas adecuadas a nivel sanitario.

El asociado necesitaba mucha información y de manera rápida con esta crisis derivada de la pandemia, y se ha llevado a cabo un excelente trabajo de aportar información detallada y de manera inmediata a los socios de cualquier cambio normativo, incidencia legal o aspecto relevante que tuviera que ver con su labor en los meses del estado de alarma.

Ángel Bonet resalta que esa ha sido una de las áreas en las que se ha centrado la asociación para apoyar a las empresas instaladoras de la Comunidad: canalizar la información necesaria a través de distintas vías (e-mail, whatsapp, newsletter, etc.). Además, la asesoría jurídica de APIEM ha elaborado diversos informes para aportar información útil de índole legal, fiscal o administrativa al socio. "Los empleados han estado muy ágiles en este sentido", añade.

Por otro lado, la junta directiva de la asociación ha mantenido numerosos contactos con los representantes del Gobierno autonómico para que "se faciliten oportunidades y trabajo para las empresas instaladoras". En distintas reuniones con Fenercom (Fundación de Energía de la Comunidad de Madrid) y el IDAE se han abordado distintos temas, como la asignación de inversiones para renovables, sobre todo procedentes de los fondos europeos, las ayudas a instalaciones de autoconsumo en viviendas unifamiliares y en comunidades de vecinos, etc.

Asimismo, la asociación también ha impulsado un protocolo de seguridad frente el COVID-19, con la finalidad de que operarios y técnicos puedan trabajar en condiciones máximas de seguridad en obras e instalaciones.

Bonet quiere destacar una iniciativa muy importante para la asociación: la creación en el pasado mes de abril de un Fondo Solidario destinado a prestar ayudas económicas directas para asociados en situación de vulnerabilidad, que atraviesen graves dificultades para atender necesidades básicas en su núcleo familiar; "un proyecto en el que hemos puesto mucha ilusión", destaca. Se trata de una partida de ayudas económicas extraordinarias y directas para los asociados más vulnerables y que atraviesen dificultades en su vida diaria; "consiste en un 5 % del presupuesto anual de APIEM para 2020, y nace con vocación de continuidad". (...) 

Dignificar la profesión

Dignificar la profesión es otro factor esencial hoy en día y en este punto Ángel Bonet hace autocrítica: "gran parte de los problemas del instalador vienen de la escasa credibilidad que tenemos, que nos hemos ganado a pulso por otra parte. Tenemos que dar valor a la acreditación profesional de la asociación, a que contamos con seguro de responsabilidad civil y otros avales, porque así se evita en gran medida el intrusismo".

Además, "creo que desde la asociación habría hacer más en este sentido”, para así ganar terreno a las empresas que hacen competencia desleal y que rebajan el precio de una manera irresponsable. En esta coyuntura, el presidente de APIEM sostiene que el canal de la distribución debe poner de su parte: "la distribución tiene que ponerse las pilas y no dar cobertura y vender material a empresas incumplidoras de la ley".

Las constructoras también ejercen una suerte de competencia desleal, ya que "pueden comprar directamente al fabricante por el volumen que manejan, y nosotros solo actuar como mera mano de obra". Aquí llegamos a uno de los meollos del sector: jugar con el material como forma de ingreso, ya que "el instalador, lamentablemente, no cobra la mano de obra". Y en este contexto, "el sector de los instaladores es un sector cainita y no nos hacemos valer", cuando tienen incluso competencia del gremio de los pequeños reformistas, que suelen comprar en grandes superficies de bricolaje.

En suma, "el instalador no hace pedagogía de su trabajo, no sabe venderse", recalca Bonet. Por ejemplo, una cosa tan sencilla como realizar una visita anual a sus clientes para revisar la instalación sería algo muy recomendable, e incluso realizar una inspección cada tres o cuatro años para comprobar tomas de corriente y otros dispositivos.

Por favor, pinche en este enlace para leer la entrevista completa y acceder a todos los contenidos del número 52 de Cuadernos de Material Eléctrico. O bien haciendo clic en la Plataforma Magzter.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados