Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

La mayoría de los consumidores carece de los contadores necesarios

La CNMC alerta sobre la complejidad del nuevo cálculo de precios de la electricidad

La Comisión Nacional advierte de que la puesta en marcha de la nueva fórmula es compleja y requiere una labor informativa dirigida al consumidor.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha elaborado el informe sobre la propuesta de Real Decreto por el que se establece la metodología de cálculo de los Precios Voluntarios para el Pequeño Consumidor (PVPC) y su régimen jurídico de contratación. A pesar de que valora positivamente que puede reducir el precio de la electricidad advierte de que lo hace menos estable y que habrá dificultades para su puesta en funcionamiento.

Con el nuevo Precio Voluntario se pasa de un modelo en el que el precio de la electricidad se fijaba a priori, a través de las subastas CESUR, a un mecanismo en el que el consumidor abonará el precio que ha tenido en el mercado de contado (spot) la energía consumida en cada periodo de facturación. Dispone de dos modalidades de facturación en función de que el consumidor disponga o no de equipo de medida (contadores) con capacidad de telegestión (se prevé que a 31 de diciembre de 2014 estén operativos siete millones de equipos, el 35%, y el resto antes de 2018).

En su informe, la CNMC pone de manifiesto que el grueso de los consumidores carece de éstos contadores. Por esta razón, se habilitan dos modalidades de facturación. En el caso de contar con el equipo, la facturación se hará por el consumo y el precio de la electricidad en cada hora. En el caso contrario, se hará por la energía bimestral y un precio medio resultante de ese mercado durante el periodo de facturación, calculando un consumo horario según el perfil aprobado por la Administración.

En concreto, la CNMC advierte de los siguientes inconvenientes:

-  en primer lugar, que la puesta en marcha de la nueva fórmula es compleja y requiere una labor informativa dirigida al consumidor;

-  el nuevo mecanismo presenta mayores variaciones en los descensos o incrementos de la factura (las variaciones se limitan de 2 a 6 euros al mes) y supone pasar de un precio conocido a priori a otro difícil de saber en el momento en que se consume;

-  considera necesario una normativa que obligue al comercializador a informar a sus clientes del impacto de la nueva fórmula. La CNMC promoverá un código de buena conducta para los comercializadores;

-  la nueva fórmula complica la elaboración de las facturas al comercializador y la comprobación de la misma al consumidor, al incorporar 1.480 valores (horas de dos meses). Por ello, se considera insuficiente el plazo de un mes previsto en el Real Decreto para la adaptación de las comercializadoras.

El Ministerio de Industria ha señalado que, para evitar las variaciones citadas (de 2 a 6 euros al mes), el Real Decreto incluye una obligación a los comercializadores para hacer una oferta anual con un precio fijo.

Noticias relacionadas

Volatilidad y posible manipulación en el mercado mayorista de la electricidad Volatilidad y posible manipulación en el mercado mayorista de la electricidad
La subasta CESUR desaparecerá el próximo mes de abril y será...
El Gobierno recortará cerca de 600 millones a la fotovoltaica El Gobierno recortará cerca de 600 millones a la fotovoltaica
Las primas que el sector fotovoltaico estaba recibiendo actualmente...
Industria aumenta un 18% el coste de la parte fija del recibo de la luz Industria aumenta un 18% el coste de la parte fija del recibo de la luz
Industria ha incrementado el término de potencia del Precio...
UNESA, satisfecha con el informe de la CNMC UNESA, satisfecha con el informe de la CNMC
UNESA ha mostrado su satisfacción por el hecho de que el informe de...

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados