Un incendio originado en una instalación fotovoltaica obliga a la Guardia Civil a rescatar a una familia

Los primeros indicios apuntan a que las llamas se originaron en los acumuladores de energía de la instalación de autoconsumo. Conversamos con Héctor de Lama, director técnico de UNEF, para conocer cómo evitar este tipo de incidentes, que siguen siendo “muy extraños”.
Vista aérea del incendio originado en la instalación fotovoltaica. Fuente: Guardia Civil.
Vista aérea del incendio originado en la instalación fotovoltaica. Fuente: Guardia Civil.
Inicio / Noticias / Sectoriales / Un incendio originado en una instalación fotovoltaica obliga a la Guardia Civil a rescatar a una familia

Las llamas originadas en una instalación fotovoltaica de un chalet de Boadilla del Monte (Madrid) provocaron un incendio que calcinó la pacerla y parte de la vivienda adyacente, en la que vivía una familia de refugiados ucranianos, que tuvo que ser rescatada por la Guardia Civil.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves y, según los primeros indicios, las llamas se iniciaron en unos acumuladores de energía de la instalación fotovoltaica. “Las baterías de las placas se recalentaron y salieron despedidas, provocando el incendio, que se propagó rápidamente a causa de las altas temperaturas”, explican desde la Guardia Civil.

Consejos para evitar este tipo de incidentes

A raíz de este suceso, este medio ha contactado con Héctor de Lama, director técnico de UNEF, para conocer cómo minimizar el riesgo de que ocurran este tipo de incidentes. “Lo primero es destacar que los paneles fotovoltaicos no pueden arder, son ignífugos”, subraya.

“Están fabricados -continúa- con silicio, que es arena refinada con un altísimo grado de pureza, y aluminio, materiales que no arden. Lo que sí puede arder son las baterías de litio, pero esto es algo muy raro, porque normalmente tienen sistemas de seguridad que evitan estos incidentes”, explica. “Es muy, muy extraño que ocurra esto“, reflexiona.

Ante las altas temperaturas de las últimas semanas, y para evitar su calentamiento, puede surgir ‘la tentación’ de cubrir las baterías para protegerlas del sol. Sin embargo, esta no es una buena idea, tal y como nos explica Héctor.

Cubrir las baterías no es una buena idea; existen formas que minimizan el impacto del sol y el calor, pero si se cubre con un material que no es aislante térmico no va a tener ningún beneficio, porque el calor seguirá afectando a la batería. Si se cubre tiene que ser con un aislante térmico muy ignífugo, pero esta es una solución muy compleja que no va a ofrecer una gran ventaja”.

“La mejor opción es colocar las baterías en la vertiente norte de la vivienda, que es el lugar más fresco y sombrío. Si no es posible, la mejor ubicación para las baterías es un lugar fresco, con sombra, donde no reciban la radiación solar de forma directa, y que esté bien ventilado“, añade Héctor de Lama.

Además, el director técnico de UNEF pone de manifiesto que este tipo de incendios en baterías de sistemas de autoconsumo no tienen nada que ver con los -más habituales- fuegos en baterías de vehículos eléctricos.

“El caso de los vehículos eléctricos es muy distinto, porque el coche puede haber estado sometido a mucho estrés durante su funcionamiento. Con una batería estática esto no ocurre, por lo que colocarla en una buena ubicación es muy importante. Además, que arda una batería de una instalación de autoconsumo es cada vez más raro, porque los sistemas de seguridad y la química de las baterías cada vez son mejores”, concluye Héctor de Lama.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba