Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. El impacto de la ‘lluvia de barro’ en la producción fotovoltaica y termosolar, en cifras
Aspecto de unas placas fotovoltaicas de Madrid tras la lluvia de barro. Foto: Twitter Javier Alcoriza.
Aspecto de unas placas fotovoltaicas de Madrid tras la lluvia de barro. Foto: Twitter Javier Alcoriza.

El impacto de la ‘lluvia de barro’ en la producción fotovoltaica y termosolar, en cifras

El polvo sahariano que cubrió ayer gran parte de la Península Ibérica dejó a cero la generación solar térmica y redujo al mínimo anual la producción fotovoltaica. Pero, ¿por qué la calima afectó de forma distinta a ambas tecnologías?

La intensa calima que ha cubierto de polvo y barro buena parte de España estos días se ha erigido como la 'kriptonita' de las fuentes de generación solar. Para muestra, un botón: ayer, cuando el fenómeno meteorológico fue más intenso, la tecnología fotovoltaica registró su peor dato de producción de lo que va de año y la termosolar se quedó a cero, según datos de Red Eléctrica.

En concreto, la energía fotovoltaica produjo 15 GWh cuando la media de generación de esta tecnología durante la primera quincena de marzo estaba en los 53,8 GWh. Por su parte, la solar térmica, no produjo nada, aunque, en este caso, no es la primera vez que ocurre, ya que, en lo que va de año, ha dejado su contador a cero en tres ocasiones anteriores al episodio de calima.

evolución producción fotovoltaica marzo

Evolución de la producción fotovoltaica desde el inicio de marzo hasta hoy. Fuente: Red Eléctrica.

La cuestión es, ¿por qué este fenómeno meteorológico afecta de forma distinta a estas dos tecnologías cuando ambas dependen de la radiación solar? La respuesta tiene que ver con el tipo de radiación que aprovecha cada fuente de generación.

Así, la fotovoltaica genera energía a partir la radiación directa y de la radiación difusa. Es decir, en días nublados también produce energía a partir de la luz que existe en el ambiente. Sin embargo, la termosolar depende, en exclusiva, de la radiación directa.

En situaciones como la de ayer, en la que a las nubes de la borrasca Celia hay que sumar una gran cantidad de partículas en suspensión, la radiación se reduce significativamente. A ello hay que añadir, a su vez, el polvo y el barro que se deposita sobre la superficie de los módulos fotovoltaicos, que reduce la zona de captación de la radiación solar.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados