Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Las baterías que se comercialicen en la UE deberán tener un pasaporte "ecológico y ético"
Ejemplo de batería del BMW i3.
Ejemplo de batería del BMW i3.

Las baterías que se comercialicen en la UE deberán tener un pasaporte "ecológico y ético"

Europa recicla actualmente solo un 5 % de las baterías eléctricas. En este contexto, el Instituto Tecnológico de la Energía ha desarrollado un proyecto para dotar a estos sistemas de almacenamiento de una segunda vida, por ejemplo, para sistemas de autoconsumo.

En 2040, el 70 % de los vehículos que se comercialicen en Europa serán eléctricos. La cuestión es ¿cómo gestionar la huella medioambiental de las baterías? Pues bien, ya se han empezado a dar los primeros pasos para responder a esta pregunta, tanto por parte de la Comisión Europea, que plantea un pasaporte ecológico, como por parte de otras entidades, como es el caso del ITE, que ha desarrollado un proyecto para dar una segunda vida a las baterías eléctricas.

En primer lugar, el pasado mes de diciembre, la Comisión Europea propuso la creación de un pasaporte digital para las baterías, iniciativa que parece que va tomando cuerpo. De hecho, ya se conoce el horizonte temporal en el que la UE quiere poner en marcha, de forma progresiva, esta certificación: 2024.

Maroš Šefčovič, vicepresidente para las Relaciones Institucionales y Prospectiva de la Comisión Europea y referente de la Alianza Europea de Baterías, anunció la semana pasada en su visita a Madrid que todas las baterías que se comercialicen en la UE, independientemente de su lugar de procedencia, deberán poseer un pasaporte en el que se ofrezca "información clara" sobre la huella de carbono y sobre el "aspecto ético de los materiales".

Según la propuesta inicial, este pasaporte debería incorporar información como el origen de la batería, su vida útil, la huella de carbono y si contiene elementos reciclados de componentes que contengan litio, cobalto o níquel, entre otras sustancias, para extraer los materiales reutilizables.

¿Consideras que la segunda vida de las baterías puede suponer una nueva vía de negocio para el sector eléctrico?

Una segunda vida para las baterías

Actualmente, en Europa solo se reciclan el 5 % de las baterías. El resto son desechadas. Se trata de una situación insostenible a corto plazo, por lo que ya existen propuestas para la reutilización de estos sistemas de almacenamiento.

Una de ellas corre a cargo del Instituto Tecnológico de la Energía (ITE), que junto con AVIA y la empresa de ingeniería Nutai, ha desarrollado RETEBAVE (por sus siglas: Reciclaje Técnico de Baterías de Vehículos Eléctricos).

Este proyecto busca diseñar un proceso para determinar el estado de las baterías procedentes de vehículos eléctricos para decidir, de manera automática, si se le debería asignar una segunda vida o destinarlas directamente a su reciclado, mediante una metodología de diagnóstico de fácil aplicación.

El equipo encargado de esta investigación en el ITE explica que, en la actualidad, las herramientas de diagnóstico para la evaluación del estado de las baterías de vehículo eléctrico quedan relegadas al sector del mantenimiento o de la investigación.

Por ello, "RETEBAVE supone una oportunidad", explican fuentes del ITE, "ya que al analizar la viabilidad de su reciclado a nivel industrial ha confirmado que las baterías de automóviles eléctricos pueden reutilizarse en otros sectores, como es el caso de las energías renovables", añaden.

En el marco de este proyecto se han investigado y analizado tanto segundas vidas de las baterías de vehículo eléctrico como procesos de reciclaje disponibles. También se ha desarrollado una metodología con la que, en un tiempo muy reducido, se puede conocer la información suficiente de una batería para determinar su estado y, en base a esta, se ha diseñado un proceso industrial lo más automatizado posible para llevar a cabo los citados objetivos.

Finalizada la primera fase del proyecto, en la segunda, que todavía no ha comenzado, se trabajará en la creación de un piloto industrial para poner en práctica los conocimientos adquiridos y detectar posibles peculiaridades no contempladas hasta ahora.

ite

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados