Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. La primera comunidad energética rural de España ya es una realidad
Vista aérea de Castilfrío de la Sierra. En el centro se aprecian las placas solares ubicadas en la cubierta del centro social. Pueden ver el vídeo del proyecto al final del artículo.
Vista aérea de Castilfrío de la Sierra. En el centro se aprecian las placas solares ubicadas en la cubierta del centro social. Pueden ver el vídeo del proyecto al final del artículo.

La primera comunidad energética rural de España ya es una realidad

Red eléctrica, Megara Energía, Caja Rural y el Ayuntamiento de Castilfrío han puesto en marcha una iniciativa pionera en nuestro país. El proyecto busca reducir el consumo eléctrico de los servicios comunes de este pequeño pueblo a través del autoconsumo fotovoltaico.

Castilfrío de la Sierra, una pequeña localidad soriana con 40 habitantes empadronados, se acaba de convertir en la primera comunidad energética rural de España que cubre parte de sus demandas comunes de electricidad a través del autoconsumo fotovoltaico. Y, a buen seguro, en el primer municipio de estas características en contar con un cargador para vehículos eléctricos.

Y es que este pequeño pueblo de la provincia de Soria ha sido el elegido por Red Eléctrica, Megara Energía y Caja Rural de Soria para desarrollar este proyecto piloto que ya tiene visos de continuidad en otras localidades de la geografía nacional.

Detalles de a la actuación

A través de esta iniciativa se han instalado dos huertos fotovoltaicos que ocupan una superficie de 162 metros cuadrados en sendos edificios municipales: en la cubierta del lavadero y en la del centro social de la localidad.

El primero de ellos, con una capacidad de 6 kWp, suministra energía a la estación de bombeo de agua, ubicada en el lavadero, al consultorio médico, al Ayuntamiento, en el que no se han podido instalar placas solares porque la cubierta no era practicable, y a una vivienda en régimen de alquiler que pretende atraer a nuevos habitantes a una de las zonas más afectadas de Europa por la sangría de la despoblación.

La segunda instalación cuenta con una capacidad de 9,45 kWp y suministra energía al centro social del pueblo, en el que se ubica el bar: “En principio se había dimensionado para 6,3 kilovatios pico, pero, finalmente, se optó por los 9,45 kWp porque durante los periodos vacacionales se prevé un incremento de la actividad. Además, el bar ha ampliado su cocina y requiere de más energía”, explica Raquel Arias, técnico comercial de Megara Eléctrica, en declaraciones a 'C de Comunicación'.

Con la instalación de estos dos huertos solares, el Ayuntamiento de la localidad espera reducir su gasto energético en alrededor de un 60 %. Además, en el centro social se ha implantado un cargador de vehículos eléctricos de 3,7 kW de potencia alimentado por las placas solares.

Asimismo, y de forma paralela, se ha instalado en el pueblo una red de fibra que ofrece información en tiempo real sobre la producción de las soluciones de autoconsumo y la demanda de energía. De hecho, Red Eléctrica recibe 280.000 datos cada 8 segundos.

foto interior castilfrio

Huerto solar instalado en el centro social (izquierda) y en el lavadero (derecha).

Un proyecto gestionado por una asociación vecinal

El origen de este proyecto se remonta al 2019, año en el que el Real Decreto 244/2019 autorizó el desarrollo del autoconsumo colectivo.

El primer paso fue estudiar si los vecinos eran receptivos a la iniciativa. Después se llevaron a cabo talleres informativos y cooperativos para comprobar si el modelo podía funcionar. Más tarde se realizaron reuniones plenarias en las que los propios vecinos participaron en la creación de los estatutos de Hacendera Solar, la asociación vecinal que hoy en día se encarga de la gestión del proyecto.

Y es que lo que se busca con este proyecto, además de ahorrar costes, es "crear comunidad". "Pretendemos que poco a poco los vecinos vayan instalando placas solares en sus casas, fincas o naves y que vaya creciendo la comunidad, porque esta red se puede interconectar y cubrir todas las demandas energéticas del pueblo", asegura Raquel Arias. De hecho, las previsiones apuntan a que solo las placas solares del lavadero pueden cubrir el 89 % de la demanda energética del Ayuntamiento y la bomba del agua.

Aunque los huertos solares se instalaron antes de la pandemia, las instalaciones comenzaron a generar energía a mediados de noviembre. Además, estos sistemas están conectados a la red eléctrica, por lo que, en caso de producirse excedentes, el municipio recibiría una compensación económica por verter esta energía a la red.

La primera comunidad energética rural de España ya es una realidad y pronto se sumarán otras nuevas. La que está más avanzada, aunque todavía quedan flecos por concretar, es la de Arroyomolinos de León, en Huelva, aunque también se han interesado por la iniciativa otros municipios como Tardelcuende o Fuentecantos, ambos de la provincia de Soria. 

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados