Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Ventajas e inconvenientes de los vehículos eléctricos ante una nevada como la de 'Filomena'
Prueba de un vehículo eléctrico en condiciones de nieve.
Prueba de un vehículo eléctrico en condiciones de nieve.

Ventajas e inconvenientes de los vehículos eléctricos ante una nevada como la de 'Filomena'

El buen comportamiento del motor eléctrico es la cara de este tipo de vehículos ante situaciones de temperaturas extremas. La cruz tiene que ver, fundamentalmente, con la autonomía, que se puede ver reducida de forma significativa al activar la calefacción.

Noruega, Islandia, Países Bajos, Suecia y Finlandia son los cinco países del mundo con mayor proporción de vehículos eléctricos matriculados en 2019, según el último estudio disponible realizado por Statista. Se trata de cinco estados que no se caracterizan, precisamente, por sus altas temperaturas.

A tenor de este ranking, podríamos pensar que el vehículo eléctrico es la mejor opción para regiones con climas fríos y copiosas nevadas. ¿O quizá no? A continuación exponemos algunas de las ventajas y los inconvenientes de este tipo de vehículos para que sea el lector el que saque sus propias conclusiones.

Fortalezas del vehículo eléctrico

En primer lugar, y a medio camino entre ventaja e inconveniente, el motor eléctrico puede ser un gran aliado del conductor cuando la calzada presenta hielo y nieve. Nos explicamos: por un lado, los vehículos eléctricos son automáticos, por lo que simplemente habría que tener un poco de tacto con el acelerador y pisarlo suavemente para que el coche traccione.

Por otro lado, el motor eléctrico entrega toda la potencia desde el primer momento, algo que es muy útil en condiciones normales a la hora, por ejemplo, de realizar un adelantamiento en una vía de doble sentido. Sin embargo, con nieve en la carretera, esta característica podría transformarse en desventaja, puesto que una brusca aceleración podría provocar la pérdida de control del vehículo o que este no traccione.

Otra de las ventajas es que un vehículo eléctrico no tiene problemas de arranque con bajas temperaturas, algo que sí le podría suceder a un turismo de combustión. Además, un vehículo eléctrico es eficiente desde su puesta en marcha, incluso con bajas temperaturas, algo que no ocurre en los vehículos de combustión cuando el motor está por debajo de su temperatura normal de funcionamiento.

Otro aspecto a tener en cuenta, tal y como recoge el portal Electromaps, es que los coches eléctricos suelen montar neumáticos más estrechos para reducir la fricción y aumentar la autonomía, aspecto que también contribuye a mejorar la conducción sobre nieve, porque evacúan mejor el agua y mejoran el agarre.

Por último dentro de este apartado, el freno regenerativo es un punto a favor de este tipo de vehículos, ya que proporciona un frenado más suave y equilibrado, lo que evita que el vehículo patine al frenar, tal y como apuntan los expertos de Electromaps.

Puntos débiles

El talón de Aquiles del vehículo eléctrico, la autonomía, también lastra la funcionalidad de este tipo de coches ante situaciones meteorológicas adversas. Por un lado, cuando la temperatura se sitúa por debajo de los cinco grados, el tiempo de carga es mayor que en circunstancias normales.

Por otro lado, la calefacción provoca que las baterías se descarguen más rápidamente, por lo que disminuye aún más la autonomía. Sin embargo, cabe matizar que algunos modelos, como el Volkswagen ID. 3, que ha sido lanzado al mercado recientemente, ya incorporan una bomba de calor auxiliar para minimizar esta desventaja.

Otra forma de combatir este inconveniente es encender el sistema de precalentamiento del coche antes de iniciar la marcha. Este sistema no requiere que el coche esté encendido y, si está conectado al cargador, consumirá energía de la red eléctrica y no de la batería.

Dicho todo lo anterior, no se debe olvidar que, aunque estemos a los mandos de un coche eléctrico, hay que seguir las mismas recomendaciones de conducción que en los vehículos de combustión ante situaciones de hielo y nieve en la calzada.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados