Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

El colectivo instalador ante el estado de alarma por el COVID-19

FENIE (la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España) muestra su preocupación por el impacto de la declaración del estado de alarma en el conjunto de empresas instaladoras del país, con varios escenarios posibles.

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España (FENIE) ha señalado, en un comunicado difundido el domingo 15 por la noche, que el colectivo de empresas instaladoras, "como está ocurriendo con otros tantos sectores, se ve muy afectado por la publicación de la declaración del estado de alarma" por la propagación del Coronavirus. En este sentido, la entidad expone los diferentes escenarios en los que se pueden encontrar los empresarios, con la particularidad de que la gran mayoría son pymes, micropymes y autónomos:

  • Gran parte de la actividad en los lugares de trabajo, las obras, donde venían desarrollando los trabajos las empresas instaladoras, se impide el acceso al mismo por decisión del promotor/constructor.
  • Gran parte de la industria impide el acceso al lugar de trabajo, entre otros, a las empresas instaladoras, en la medida que no están directamente relacionadas con la actividad principal del negocio.
  • Gran parte del sector terciario, del mismo modo que la industria, optimiza los espacios permitiendo el acceso únicamente a los ciudadanos y al personal del mismo, para que el negocio funcione y, por lo tanto, no demanda los servicios a una empresa instaladora.
  • Gran parte del sector doméstico, independientemente que exista alguna avería en sus instalaciones, no va a solicitar los servicios de una empresa instaladora, a no ser que sean por una razón de fuerza mayor.

Jesús Román, secretario general de FENIE, comenta a esta redacción que, por esta grave situación de crisis, se va a reducir el número de intervenciones de las empresas instaladoras y que la actitud será reactiva para atender averías e incidencias que impidan el buen funcionamiento de instalaciones y de inmuebles; y siempre "aplicando las medidas de seguridad recomendadas en cuanto a distancias entre personas", y en el resto de aspectos.  

Por su parte, FEGiCAT (Federación de Gremios de Instaladores de Cataluña), ha declarado que "las empresas instaladoras son un colectivo especialmente afectado por la crisis. Nuestra actividad conlleva la normalización y el correcto funcionamiento de los servicios más básicos, al tiempo que garantiza la seguridad de las propias instalaciones y, consecuentemente, de sus usuarios. El artículo 18 del Real Decreto 463/2020 cataloga nuestro colectivo como esencial para el abastecimiento de la población y de los propios servicios esenciales".

Mecanismos para garantizar la liquidez de las empresas

Como se ha mencionado más arriba, el colectivo de empresas instaladoras se compone de un tejido empresarial formado por empresas, autónomos y pymes, con plantillas de trabajadores que oscilan entre ninguno y, en algunos casos, más de cuarenta o cincuenta trabajadores.

"Como consecuencia de la declaración de alarma se va a producir una disminución de actividad de las empresas instaladoras, mientras los costes salariales continúan y, en un corto espacio de tiempo, éstos no serán asumibles por las empresas instaladoras", ponen de relieve desde FENIE.

Por todo esto, desde la Federación se solicita que se desarrollen mecanismos útiles y rápidos que garanticen la liquidez a las empresas, especialmente a las pequeñas y medianas y a los autónomos, "para evitar su quiebra inmediata y que puedan mantener la actividad, protegiendo el empleo".

Medidas de protección para los trabajadores

Por otro lado, "en aras de ser un colectivo responsable con la propagación del virus, desde FENIE se considera adecuado que las empresas instaladoras adopten las siguientes medidas":

  • Que en aquellos puestos de trabajo que sea posible, se proporcione al empleado la opción del teletrabajo.
  • Que en aquellos casos que se continúe con la actividad presencial, se doten a los empleados de los recursos y formación adecuada para que evitar lo máximo posible el contagio del trabajador
  • Que se adapte la actividad a los lugares de trabajo en los que no haya otras personas o, en su caso, que únicamente accedan a aquellos lugares de trabajo que cumplan las distancias correspondientes de seguridad entre las personas en esos espacios.

Asimismo, FENIE expresa todo su apoyo al Gobierno, los equipos sanitarios y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los territorios en la lucha contra el COVID-19. "Esperamos que las medidas adoptadas en el Consejo de Ministros sean eficaces, principalmente, para garantizar la salud de todos los ciudadanos, y para retomar cuanto antes la normalidad en todo el territorio nacional".

Noticias relacionadas

FENIE: el cambio generacional en el sector de instalaciones afecta a las asociaciones FENIE: el cambio generacional en el sector de instalaciones afecta a las asociaciones
La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España (...
Estado de alarma COVID-19: medidas que afectan al sector energético Estado de alarma COVID-19: medidas que afectan al sector energético
El Real Decreto (RD) 463/2020, de 14 de marzo , por el que se...

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados