Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

La demanda mundial de cobre alcanzará los 31 millones de toneladas en 2035

El Instituto Europeo del Cobre prevé que la demanda de cobre a nivel mundial aumente un 43%.

Gracias al cobre es posible realizar acciones cotidianas de forma eficiente y sostenible como, por ejemplo, desplazarse en transporte, encender la luz, regular la calefacción o enchufar cualquier aparato eléctrico.

En este sentido, y debido a ello, el Instituto Europeo del Cobre (European Copper Institute - ECI) calcula que la demanda de cobre crecerá hasta los 31 millones de toneladas dentro de 17 años, un 43% más que la actual demanda, situada en 22 millones de toneladas.

Según el ECI, el uso del cobre en energías renovables o en vehículos eléctricos, entre otras aplicaciones, serán los impulsores de esta creciente demanda.

Actualmente, este metal está considerado como un elemento de gran utilidad en la producción, distribución y trasmisión de la electricidad. Asimismo, también es un componente esencial en los sistemas de energía solar y eólica, al permitir, gracias a él, optimizar la eficacia, fiabilidad y rendimiento de estos sistemas a la hora de producir energía.

En cuanto a la movilidad eléctrica, el cobre también se convierte en clave para la industria automovilística, tanto para la fabricación de componentes como baterías y motores, así como para las estaciones de recarga y las infraestructuras de apoyo. En este sentido, la demanda de cobre para los vehículos eléctricos se prevé que pasará de las 185.000 toneladas en 2017 a casi 2 millones de toneladas en 2027.

En el ahorro del agua el cobre también tiene su protagonismo. El cobre se convierte según el ECI en el material esencial para optimizar la eficiencia de las fuentes renovables, necesarias para reducir el alto coste energético de las plantas desaladoras.

Y, asimismo, el cobre también se erige como un material imprescindible en la edificación ecológica.

“Los datos del aumento de la demanda de cobre a nivel mundial, que en menos de 20 años prevemos que alcance los 31 millones de toneladas, y su uso en nuestras actividades cotidianas sostenibles demuestran que el cobre es el gran aliado invisible para contribuir a la conservación del medio ambiente”, concluye Diego García Carvajal, director de la oficina en España del Instituto Europeo del Cobre.

Noticias relacionadas

Casi un tercio del cobre que se utiliza cada año proviene del reciclaje Casi un tercio del cobre que se utiliza cada año proviene del reciclaje
Según el International Copper Study Group (ICSG), a nivel mundial,...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados