Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Sello de calidad de UNEF: así se consigue la certificación para instalaciones de autoconsumo

Las empresas instaladoras tendrán que superar una auditoría interna y la inspección de una de sus instalaciones fotovoltaicas. Además, sus empleados deberán cursar y aprobar una formación online de dos horas y media de duración.
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Instaladores
  4. Sello de calidad de UNEF: así se consigue la certificación para instalaciones de autoconsumo

La Unión Española Fotovoltaica, UNEF, presentó este jueves en un evento online todos los detalles de su sello de calidad dirigido a empresas e instaladores del ámbito del autoconsumo fotovoltaico.

Debido al "crecimiento exponencial" del sector en los últimos años, y tras más de año y medio de trabajo, la organización ha decidido lanzar este sello para "certificar a aquellas empresas que tengan la calidad y la capacidad técnica para llevar a cabo este tipo de instalaciones, así como para ofrecer una garantía adicional a los consumidores", explicó Elena Velázquez, directora técnica de UNEF.

Cómo conseguir el sello de calidad

En primer lugar, la empresa instaladora deberá rellenar una solicitud que UNEF a puesto a disposición de los interesados en su página web. Después, los instaladores de esa empresa deben cursar una formación online de dos horas y media de duración y aprobar un examen de 25 preguntas para obtener el diploma de 'instalador capacitado'.

El curso de formación, que por el momento será impartido por UNEF (entidad que contará con el apoyo de APIEM), pone el foco en los conceptos más importantes que un profesional debe de tener en cuenta a la hora de poner en marcha una instalación fotovoltaica de autoconsumo.

Esta formación, que se "refrescará" cada tres años, abarca desde conocimientos relacionados con los componentes y las características técnicas de la instalación hasta una serie de buenas prácticas para la prevención de los riesgos derivados del hecho de trabajar con electricidad.

En tercer lugar, la empresa instaladora deberá superar una auditoría interna a cargo de una de las empresas certificadoras (SGS o CERE). En el caso de superarla, la empresa instaladora obtendría el sello de calidad en un corto periodo de tiempo.

Pero ahí no acaba todo. Y es que, para incrementar la garantía de calidad de esta certificación, una vez obtenido el sello, la empresa deberá someterse, al año siguiente, a una inspección de una instalación realizada si instala menos de un megavatio al año o a dos inspecciones de instalaciones si la potencia anual instalada por la compañía es superior a un megavatio.

panel solar y casco instalador

Qué se tiene en cuenta en las auditorías e inspecciones

SGS y CERE serán las compañías certificadoras que realizarán tanto las auditorías como las inspecciones que, a la postre, determinan si una empresa debe de ser acreedora o no del sello de UNEF.

A la hora de llevar a cabo la auditoría, las certificadoras se centrarán en los siguientes aspectos: en primer lugar, tiene que estar dada de alta como empresa instaladora. A partir de ahí, SGS y CERE estudiarán su organigrama, la organización de sus trabajadores y las condiciones laborales del personal.

También verificarán los medios con los que cuenta la empresa para realizar una instalación, la fecha de compra de los equipos, las fechas de las calibraciones, quién realizó estas calibraciones, si cuenta con los equipos necesarios (medidores de aislamiento, multímetro con tenaza, etc.).

Se estudiará, también, si la empresa ha sido completamente transparente a la hora de informar al consumidor de las diferentes opciones que presenta una instalación de estas características (vertido, compensación de excedentes, venta de excedentes...). Asimismo, las certificadoras comprobarán si se ha realizado un análisis de los datos de consumo del cliente para dimensionar correctamente la instalación.

En cuanto a la inspección de las instalaciones, las certificadoras verificarán cómo se ha llevado a cabo el diseño de la misma, si se cumplen los requisitos legales recogidos en la ITC-BT-40 del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT) y si los componentes cumplen con los requisitos mínimos de calidad exigibles. Comprobarán, además, su viabilidad económica a través de un informe de amortización y cómo se desarrolla la monitorización de la instalación.

Otras cuestiones

- ¿Hay que ser socio de UNEF para poder recibir la certificación? No, cualquier empresa del panorama nacional puede recibir el reconocimiento. Eso sí, las asociadas a UNEF se podrán beneficiar de ciertas ventajas como descuentos en la parte formativa.

- Si una empresa subcontrata la ejecución de la instalación, ¿puede obtener el sello? Sí, esta empresa si podría recibir la certificación, pero durante el proceso de auditoría habría que verificar, también, que la subcontrata cumple los requisitos que exige este reconocimiento.

- ¿Un instalador autónomo se puede certificar? Para ello debería cumplir el requisito de estar dado de alta como empresa instaladora.

- ¿Qué ocurre si un técnico certificado cambia de empresa? El profesional podrá seguir manteniendo su diploma, aunque el sello dependerá de que la nueva empresa también lo haya solicitado y cumpla las exigencias mencionadas.

Evaluación del sello de calidad

Para que la certificación no pierda vigencia con el paso del tiempo, se va a crear un comité técnico cuya presidencia y secretaría general ocupará UNEF. Este organismo reunirá a representantes de la administración y de los consumidores finales (a través de asociaciones o entidades particulares), instaladoras certificadas, certificadores y auditores.

El comité realizará un seguimiento del sector y velará por que la certificación siempre esté actualizada, incorporando normas o exigencias nuevas, modificando las existentes o revisando ciertos aspectos del mismo.

Para aprobar cualquier modificación, es necesario que al menos un representante de los grupos ya mencionados esté presente en la reunión que, obligatoriamente deberá contar, como mínimo, con la presencia del 50 % de los miembros del comité. De ellos, al menos el 50 % tendría que votar afirmativamente para introducir un cambio en la certificación.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados