Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Iluminación
  4. Una empresa murciana ilumina la primera rotonda submarina del mundo

Una empresa murciana ilumina la primera rotonda submarina del mundo

La compañía Secom Iluminación, ubicada en Molina de Segura (Murcia), ha puesto luz a un túnel submarino de 11 kilómetros que une la capital de las Islas Feroe con la ciudad de Runavík. Hemos hablado con el director de I+D de la empresa española para conocer los retos y características del proyecto.

Las ciudades de Torshavn y Runavík, en Islas Feroe, están separadas por 11 kilómetros en línea recta. Sin embargo, al estar en dos islas diferentes, los conductores tenían que recorrer 64 kilómetros para llegar de un punto a otro. Hasta ahora.

Hace unas semanas, a finales de 2020, concluyó un faraónico proyecto que comenzó en el año 2017 para unir ambas ciudades a través de un túnel submarino de 11,2 kilómetros que convierte un viaje de más de una hora en un cómodo trayecto de 16 minutos.

El túnel cuenta con una anchura de 10,25 metros y su punto más bajo se sitúa a 187 metros bajo la superficie marina. Como curiosidad, además de unir las citadas ciudades, el túnel conecta ambos lados de la bahía Skálafjørður a través de dos ramales que tienen su origen en la primera rotonda submarina del mundo.

Pues bien, una empresa española, murciana para más señas, ha participado en el desarrollo de esta megaestructura: Secom Iluminación.

De Murcia a las Islas Feroe

José Antonio Hernández es el director de I+D de Secom, una empresa de iluminación española que da trabajo a alrededor de 120 empleados y cuya sede se ubica en Molina de Segura, Murcia.

El propio José Antonio explica a 'C de Comunicacióncuál fue el primer paso para que la tecnología nacional llegase a este entramado de túneles: "Nosotros tenemos un responsable de la división de Noruega que visita ingenierías especializadas en iluminación. Le plantearon este proyecto, desde el departamento de innovación vimos las necesidades y características y les propusimos nuestra solución específica para túneles".

Hacerse con el proyecto no fue fácil, ya que había más propuestas de otros fabricantes europeos: "Antes de que nos adjudicasen el proyecto, pudimos hacer unas simulaciones a través de un software propio para que los adjudicatarios comprobasen que encajaba todo tal y como ellos querían", afirma José Antonio. Una vez adjudicado, había que hacer frente a las exigencias de un proyecto muy particular.

Retos de la actuación

"El proyecto es complicado, porque presenta unas necesidades técnicas muy concretas. Exigían unos ángulos de apertura de la luz muy amplios para bañar toda la pared y unos efectos de colores para evitar la monotonía, no hay que olvidar que son 11 kilómetros a una velocidad baja y constante", recalca el director de I+D de Secom.

Precisamente, para evitar este problema, la iluminación presenta diferentes tonos y colores, "para dar sensación de movimiento y simular que estás conduciendo dentro del mar", explica.

Otro de los retos fue reforzar la resistencia de estas luminarias ante factores como el agua, la humedad y agentes externos: "Hemos reforzado la estanqueidad, no porque se instalen debajo del mar, sino porque el sistema de limpieza dentro del túnel es con agua a presión, así que hemos tenido que subir el nivel de estanqueidad de IP65, que es el normal, a IP66”, matiza José Antonio.

Equipos utilizados

Para iluminar los túneles se ha optado por 500 proyectores del modelo Esium RGBW, una solución de Secom específica para túneles. En total, 28.000 led de la marca Osram darán luz a los más de 11 kilómetros de carretera bajo el agua.

"Se ha elegido este modelo por el ángulo de apertura; los led traen un ángulo estrecho. Como nos pedían un mayor ángulo tuvimos que jugar con las ópticas y el difusor", explica José Antonio.

Estas luminarias incorporan los cuatro colores primarios (rojo, verde y azul), además del blanco, y un control DMX que permite al gestor de la iluminación combinar los diferentes colores para crear infinidad de tonos, así como gestionar la intensidad para crear el efecto submarino.

Este software, desarrollado por Secom, permite modificar la intensidad y el tono de cada proyector individualmente o bien por grupos de luminarias.

Tras esta experiencia, desde Secom siguen muy pendientes de las Islas Feroe: "Van a continuar haciendo túneles y hay otro gran proyecto en el que esperamos participar", concluye José Antonio Hernández.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados