Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Distribución
  4. Así 'sobrevive' un distribuidor de material eléctrico a temperaturas de -21 grados

Así 'sobrevive' un distribuidor de material eléctrico a temperaturas de -21 grados

Hablamos con Beatriz Tregón, empleada del punto de venta de Masfarné en Teruel, que nos cuenta cómo ha vivido la semana más fría de las últimas décadas, los problemas que le ha causado el temporal y el producto (de extrema necesidad en estas circunstancias) que se había agotado.

Lunes, 8 de la mañana. El termómetro ronda los 10 grados bajo cero. 'Filomena' sigue haciendo de las suyas. Beatriz llega junto a su compañero a la nave de Masfarné en la que trabaja. Botas de nieve, pantalones 'gordos' con felpa por dentro, camiseta interior, térmica, jersey de cuello alto, polar, abrigo, gorro, braga y guantes componen su indumentaria. En la puerta, cerca de 40 centímetros de nieve.

Podría parecer un relato de ficción, pero es la cruda (y sobre todo fría) realidad. Estas líneas describen la estampa que se encontró el pasado lunes Beatriz Tregón, empleada del punto de venta que el distribuidor de material eléctrico Masfarné posee a cinco kilómetros del centro de Teruel.

"Lo gordo cayó el sábado. El fin de semana se colapsó todo. Cuando llegamos el lunes por la mañana igual había 35 o 40 centímetros de nieve delante de la nave, así que ni siquiera podíamos entrar", explica Beatriz a 'C de Comunicación'.

"Además -continúa-, la quitanieves, al limpiar lo de la carretera, colapsó la entrada a la tienda. Había como un metro de bloques de hielo de todo lo que iba quitando la máquina que se quedaba ahí", afirma Beatriz.

21 grados bajo cero, pero al 'pie del cañón'

Todavía este jueves, cuatro días después, tanto ella como su compañero continuaban limpiando la nieve (el hielo, más bien, tras los -21 grados que alcanzó el termómetro en Teruel capital el martes a las ocho y veinte de la mañana). Eso sí, los accesos ya están despejados, aunque no ha sido fácil.

"Hemos tenido que tirar de pala cuando las ha habido, porque la conseguimos comprar el miércoles. Se habían agotado en todos los sitios", asegura. "Fuimos a por una a primera hora y cuando volvimos se habían vuelto a agotar", cuenta Beatriz.

"Ya no estábamos acostumbrados a esto. Últimamente ya no hacía tanto frío. Nos ha pillado por sorpresa a todos", dice la trabajadora de Masfarné refiriéndose a las temperaturas extremas que, incluso, llegaron a congelar las cañerías, lo que supuso el corte del suministro de agua.

A pesar de todo, Beatriz y su compañero han conseguido abrir las instalaciones del distribuidor todos los días. Eso sí, "la asistencia de clientes ha sido mucho menor de la habitual", reconocía Antonio López, gerente de Masfarné.

Problemas de suministro

Masfarné es un distribuidor de material eléctrico, socio de Fegime, que cuenta con cuatro delegaciones en toda España: Cuenca, Albacete, Alcoy (Alicante) y Teruel. Ninguna de ellas se libró de los efectos de 'Filomena', aunque el temporal afectó de forma desigual a las diferentes instalaciones de la compañía.

"En todos los puntos de venta hemos tenido problemas de suministro, porque las agencias tenían problemas para desplazarse, especialmente en Cuenca, Albacete y Teruel", explica Antonio López, quien, además, reconoce que la nevada les obligó a suspender el reparto de pedidos.

Así pues, una semana después de que 'Filomena' llamase a nuestra puerta, todavía se percibe claramente el rastro de su visita, aunque, poco a poco, la 'nueva normalidad', va volviendo a su ser.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados