Inicio / Noticias / Distribución / En el corazón del CLC Electro Marcilla, innovación y eficiencia al servicio de sus socios
CLC Electro Marcilla

En el corazón del CLC Electro Marcilla, innovación y eficiencia al servicio de sus socios

Por Sara PortilloRedactora del Área de Material Eléctrico
El Área de Material Eléctrico de C de Comunicación visita las instalaciones del Centro Logístico Compartido Electro Marcilla (CLC) de Aúna Distribución. Durante el encuentro, su director general Fernando Sueiro nos muestra el día a día de esta empresa que nació con el objetivo de reforzar la posición competitiva de sus socios.

Enclavado en el municipio de Marcilla (Navarra), el Centro Logístico Compartido Electro Marcilla (CLC) se emerge comprometido con el progreso en la cadena de suministro de material eléctrico. Una ubicación estratégica, cerca de importantes hubs logísticos y bien conectada con diversas regiones.

Desde este medio, visitamos sus instalaciones de unos 10.000 metros cuadrados acompañados por su director general, Fernando Sueiro, para sumergirnos en el día a día de la compañía. Una empresa que surgió con el objetivo de reforzar la posición competitiva de sus socios, ayudándolos a mejorar el servicio que pueden ofrecer en cada uno de los mercados locales y guiados por el concepto de gestión global.

Carácter familiar

El Centro Logístico Compartido Electro Marcilla (CLC) se constituye en 2007 y, pese al complicado contexto que trajo consigo la crisis del 2008, comenzó sus operaciones en 2009. Nació con el carácter “familiar” como uno de sus principales emblemas, ya que “todas las empresas que participaban en este proyecto eran empresas familiares, aparte de pertenecer al sector de la distribución de material eléctrico”, comienza explicando Sueiro.

La idea imperante era que los socios de Electroclub pudieran disponer de un almacén único para sus productos de baja rotación. Con el paso de los años, se fueron incorporando algunas líneas de mejora, de tal manera que el CLC se expandió y diversificó sus operaciones. Esta empresa, que existe por y para sus miembros, contaba inicialmente con una veintena de socios, aunque ahora son 90, todos ellos pertenecientes a Aúna.

Diversificación, competitividad y claves para los socios

Ya en el año 2018, con la unión de Electroclub y Almagrupo, surge Aúna Distribución y, por consiguiente, el Centro Logístico Compartido tuvo que ampliar su alcance, comenzando a incluir materiales de fontanería, calefacción, climatización y energías renovables, además de todos los productos propios de material eléctrico. Todos estos cambios y novedades propiciaron una mejoría en la competitividad de los socios en sus diversos mercados.

Así lo expone Sueiro: “Lo que busca este centro es hacer más competitivos a nuestros socios en el mercado en el que operan. Ese alto valor añadido hace que ellos mismos sean capaces de lograr mayores beneficios”.

Es decir, no busca altos beneficios propios, sino ofrecer un servicio de alto valor para sus socios. En este sentido, facilita la compra de pequeñas cantidades de productos a precios competitivos, lo que ayuda a reducir stocks y el capital que se necesita para los mismos. A esta cualidad se suma la velocidad del servicio, ya que el CLC se marca el objetivo de que todos los pedidos que se reciben se puedan entregar en 24 horas.

De igual modo, la digitalización entra en escena y se convierte en un actor muy importante. El CLC utiliza herramientas digitales con el fin de hacer accesible el stock a los socios, lo que permite ver y pedir productos de una manera eficiente.

Si quieres leer el reportaje completo, puedes acceder al visor digital del último número de la revista Cuadernos de Material Eléctrico.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio