Inicio / Movilidad eléctrica / Compra de vehículos eléctricos: deducciones en el IRPF
Puntos de recarga para vehículo eléctrico

Compra de vehículos eléctricos: deducciones en el IRPF

Por Redacción
Se trata de una deducción del 15% en el IRPF por la compra de estos vehículos y estará vigente desde el 28 de junio 2023 y hasta el 31 de diciembre de 2024.

El Consejo de Ministros ha aprobado una nueva medida en favor de la movilidad eléctrica. Se trata de una deducción del 15% en el IRPF por la compra de estos vehículos y estará vigente desde el 28 de junio 2023 y hasta el 31 de diciembre de 2024, aunque cabe la posibilidad de que se amplíe un año adicional. Así, el Área Jurídica de AECIM (Asociación de Empresas del Comercio e Industria de Madrid) ha informado de las últimas novedades de esta medida por la adquisición de vehículos eléctricos, coches y motos.

Con la aprobación de esta medida, se establece la posibilidad de acceder a la deducción si se realiza un pago al contado de al menos el 25% del valor de adquisición del vehículo, debiendo completar el pago y adquirir el vehículo antes de finalizar el segundo período impositivo posterior.

En lo que respecta a las cifras, la base máxima deducible es de 20.000 euros e incluye el valor de adquisición del vehículo, los gastos y los tributos, descontando las cuantías subvencionadas a través de programas de ayudas públicas como el Moves III.

Deducción del 15 % para instalación de recargas de baterías

Además de la deducción del IRPF en la adquisición de vehículos eléctricos, las nuevas medidas contemplan también una deducción del 15% para la instalación de sistemas de recarga de baterías en inmuebles de propiedad del usuario. La cantidad máxima deducible es de 4.000 euros anuales y se practicará una vez finalizada la instalación, que no podrá realizarse después del plazo establecido.

En cuanto al Impuesto de Sociedades, tal y como detallan desde AECIM, se ha introducido un incentivo fiscal para promover las instalaciones de recarga tanto privadas como públicas. Se ha establecido una amortización anticipada para aquellos que instalen sistemas de recarga de baterías, siempre que entren en funcionamiento durante los ejercicios de 2023, 2024 o 2025, y no estén vinculados a ninguna actividad económica.

Por otra parte, se ha simplificado la tramitación administrativa para la instalación de infraestructuras de recarga de hasta 3 megavatios (MW), elevando el límite establecido anteriormente de 250 kilovatios.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio