Inicio / Fotovoltaica / autoconsumo / El sello de calidad, un elemento distintivo para evitar la “mala fama” en las instalaciones fotovoltaicas
Sello de calidad UNEF
Lucía Varela, directora de autoconsumo y comunidades energéticas de UNEF.

El sello de calidad, un elemento distintivo para evitar la “mala fama” en las instalaciones fotovoltaicas

Por Sara PortilloRedactora del Área de Material Eléctrico
Lucía Varela, directora de autoconsumo y comunidades energéticas de UNEF, explica en qué consiste y la importancia del sello de calidad promovido por la asociación durante la 'Jornada de Autoconsumo y Comunidades Energéticas' celebrada en Genera 2024.

Uno de los pilares imprescindibles para la transición energética se encuentra en el autoconsumo. Pese a su crecimiento en los últimos años, continúan apareciendo barreras que lo dificultan, entre las que se encuentra la calidad de las instalaciones. Cables retorcidos, marcos agujereados…, algo que deviene en una imagen negativa que redunda en mayores problemas posteriores. Por esta razón, UNEF (Unión Española Fotovoltaica) lanzó el sello de calidad en 2021 para certificar a los instaladores y fomentar las buenas prácticas.

“Este sello supone una referencia en la toma de decisiones a los promotores a la hora de contratar a un instalador o empresa instaladora”, explicó Lucía Varela, directora de autoconsumo y comunidades energéticas de UNEF durante la Jornada de Autoconsumo y Comunidades Energéticas en la feria Genera.

Un sello distintivo

El sello está pensado para que la instalación “perdure sin requerir mantenimientos imprevistos o problemas que tenga la planta en la vida útil y que se podrían haber evitado si la instalación hubiera estado bien realizada”, dijo Varela. En definitiva, reduce los riesgos para evitar la mala fama en el sector de la instalación fotovoltaica.

UNEF se sirvió del mandato del Grupo de Trabajo para Autoconsumo para elaborar este sistema de certificación propio y dirigido a empresas de instalación de sistemas fotovoltaicos para autoconsumo. Cualquier empresa, independientemente de que sea o no asociada, puede conseguirlo. “Los socios de UNEF tendrán ventajas económicas para conseguir este sello”, indicó Varela.

Obteniendo este sello, las empresas instaladoras obtienen una serie de beneficios, puesto que aporta confianza a quienes quieran contratar sus servicios. Tal y como apuntó Varela, implica el crecimiento interno “porque se fomenta la formación y hay una oportunidad de crear una comunidad de calidad“, es decir, ofrece una distinción dentro del mercado entre los diferentes instaladores.

“Desde UNEF, siempre buscamos una mejora continua y esta se da, entre otros factores, por la experiencia entre los inspectores. Un feedback que ayuda a ir actualizando constantemente el contenido”, aseveró.

¿Qué recomiendan desde UNEF?

El sello de calidad de UNEF para instaladores de autoconsumo hace una serie de recomendaciones:

  • Calidad de los materiales.
  • Un buen dimensionamiento de la instalación para que dé los menores problemas posibles en su vida útil (que se puede extender 25/30 años).
  • Con respecto al diseño, instalaciones que se hagan por medio de personal cualificado y cumpliendo siempre la normativa de riesgos laborales.
  • Programación de inspecciones, desde el inicio y de forma recurrente.

Procedimiento para conseguir el sello de calidad

El sello de calidad, promovido por UNEF, cuenta con el respaldo de tres certificadoras: CERE, SGS y PI Berlín. Su aplicabilidad es a nivel nacional y está orientado a sistemas de instalación para el autoconsumo.

La empresa interesada debe solicitar la certificación del sello. A partir de ahí recibirá desde UNEF una formación online que se extenderá por cinco horas de duración. Posteriormente, la persona en el proceso de formación debe superar una prueba de conocimientos de 25 preguntas.

Superado el examen teórico, la empresa escoge entre los tres auditores mencionados. Es la auditoría la encargada de fijar la cita para ver las instalaciones de la empresa y certificarlas. Superado el trámite se otorga del sello y, desde ese momento, la empresa puede empezar a usarlo.

La validez del sello es de un año y se revisa anualmente pudiéndose en esa reevaluación perder o revalidar la certificación, dependiendo de si la empresa sigue cumpliendo o no con los requisitos”, concluyó Varela.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio